jueves, 24 de marzo de 2011

Más descontentos por la Liga


El nuevo sistema de descensos estipula que haya entre cinco y diez perdidas de categoría dependiendo de la división. Hay descontento por parte de clubes y jugadoras.

El pasado domingo dio inicio una nueva edición de la Liga Nacional de Hockey en la rama femenina. De los 24 equipos que debutaron el fin de semana seguramente muy pocos conocen la realidad que les espera con respecto a esta nueva edición y el descontento, expresado en sitios especializados y redes sociales, es comprensible teniendo en cuenta el esfuerzo que implica para deportistas amateurs disputar este tipo de competencias.

El nuevo sistema de descensos se armó pensando en la inclusión de una Liga Nacional “C”, es decir una tercera categoría añadida a las dos existentes. Por eso el nuevo reglamento aclara que de la categoría “A” descenderán cinco equipos, mientras que de la “B” se irán diez.

Específicamente se divide de la siguiente forma: en la Liga “A”, donde juegan 12 equipos, los primeros seis clasificados pelearán por la Zona Campeonato, mientras que los restantes seis irán a la Zona Permanencia, en la cual sólo el que obtenga más puntos conservará la categoría y los cinco restantes irán a la “B”.

En la segunda categoría, los primeros seis pelearán por el único ascenso. El primero subirá a la “A”, mientras que el segundo mantendrá la categoría. Los restantes 10 descenderán. Del 3º al 8º puesto irán a la “C”, mientras que los cuatro últimos volverán a disputar torneos regionales.

Para completar los 12 equipos de la categoría “B”, ascenderán los ganadores de los regionales A1 y A2, lo que implica que equipos que hoy están en una tercera y cuarta línea, obtendrían lugar en la segunda categoría, mientras que los que hoy están en la “B” tendrán que ir a la “C” en un movimiento carente de lógica.

¿Quiénes se benefician?, seguramente aquellos que hoy buscan acceder a la Liga con los torneos regionales, lo cual no significaría extraño que conjuntos de la Zona Metropolitana ocupen lugares en la nueva LNH.

Este cambio implica que, por mayor esfuerzo que se haga, muchos equipos lo habrán hecho en vano porque verían disminuidas al mínimo sus chances de permanecer en la categoría que participan o que ganaron en buena ley. Para las jugadoras será dinero de viajes y tiempo perdido, sin contar la frustración deportiva por una posible pérdida de categoría y la decepción con respecto a una competencia nacional.

La nueva reglamentación le quitaría toda credibilidad a un torneo que ha luchado por mantenerse, tener a los mejores equipos y ser atractivo. ¿Recapacitarán los dirigentes de la Confederación Argentina?

Fuente: Mundo D

No hay comentarios :